fbpx

Las técnicas de meditación varían, aunque puede llevar tiempo averiguar qué estilo es el más adecuado para ti. Por ejemplo, si te cuesta quedarte sentada, puedes disfrutar de la meditación mientras caminas. Por otra parte, es posible que prefieras meditar mientras descansas en una silla cómoda o te acuestas en tu cama, en cuyo caso la meditación con visualización podría ser una gran opción. Aquí hay cinco métodos populares de meditación y una descripción de cómo practicarlos.

1. Meditación de exploración corporal

La meditación de exploración corporal puede ayudar a reducir el estrés y aumentar la atención para mejorar la salud mental. Esta simple práctica te invita a concentrarte en tu cuerpo mientras exploras mentalmente de la cabeza a los pies, notando diferentes sensaciones. Comienza con respiraciones profundas mientras estás sentada cómodamente. Luego, cierre los ojos e inhala por la nariz y exhala por la boca. Observe cómo se siente tu cuerpo, comenzando por la coronilla de tu cabeza.

¿Estás cómoda o incómoda? No hay necesidad de hacer nada. Simplemente reconoce las sensaciones a medida que recorres tu cuerpo hasta la punta de los dedos de los pies.

2. Meditación caminando

Muchas personas caminan sin pensar en sus acciones. Es posible que las personas no reconozcan los beneficios del ejercicio a medida que se mueven. Más bien, pueden enfocarse en una gran cantidad de pensamientos que contribuyen al estrés. La meditación al caminar puede ayudarte a llegar al presente, lejos de concentrarte en las preocupaciones sobre el pasado o el futuro, calmando la ansiedad y ayudándote a apreciar la alegría del movimiento.

Puedes empezar prestando atención a tu cuerpo. Fíjate cómo te sientes, dónde pones la mayor parte de tu peso y tu postura.

Una meta de este ejercicio es observar tu cuerpo y atender a las sensaciones relacionadas con tu cuerpo y luego cambiar tu atención, incluyendo un enfoque en tu entorno. Esto puede ayudarte a conectarte con el medio ambiente, permanecer en el momento y reducir el estrés.

Usted puede optar por escuchar sonidos, mirar colores, tocar texturas como flores y absorber olores. Podrías incluso notar sabores en el aire dependiendo de dónde camines. Si tu mente se desvía, haz lo mejor que puedas para volver a prestar atención a tu cuerpo y a lo que te rodea una vez más, volviéndote tan tranquila y presente como puedas.

3. Comer atentamente

Al igual que al caminar, puedes comer con poco tiempo de reflexión. Sin embargo, cuando no prestas atención a la comida, no puedes disfrutar plenamente de ella. Echas de menos los sabores, la textura, el aroma, el color y otras cualidades. Las personas, los ruidos, las miradas y las preocupaciones pueden distraerte e interferir con tu capacidad para atender plenamente la comida que estás comiendo.

Concéntrate en tu experiencia mientras comes. Observa lo que sientes acerca de comer mientras masticas y tragas, y lo que se siente al añadir comida a tu vientre.

A veces puedes pensar en cuánto disfrutas de los alimentos porque te hacen sentir bien emocionalmente, pero no consideras cómo se siente tu cuerpo cuando recibe los alimentos. Presta atención a lo que tu cuerpo te dice mientras comes. ¿Reconoces cuando tu estómago se expande y estás llena? ¿Algunos alimentos hacen que su vientre se sienta incómodo?

Comer atentamente también puede ayudarte a reconocer cómo te influyen los alimentos. Puedes entender mejor cuando has comido lo suficiente o cuando te beneficiarás de la reducción de alimentos específicos que no están de acuerdo contigo. Al mismo tiempo, podrías notar qué alimentos te hacen sentir enérgica o somnolienta, y desarrollar una relación más saludable con la alimentación.

4. Meditación de Visualización

La meditación con visualización puede ser útil para aliviar el estrés antes de participar en eventos, mejorar el rendimiento, inducir una sensación de calma, aliviar el dolor, reducir la ansiedad y aumentar la confianza.

Podrías tratar de enfocarte en un objeto, evento o escena en particular en tu mente. Tu elección podría ser un evento próximo, como dar una charla en público, por ejemplo. En ese caso, es posible que te veas hablando con confianza y te imagines que estás disfrutando de la actuación. O bien, puede que prefieras imaginarte un paisaje relajante, como una playa de arena, y añadir detalles como el aire salado, el sonido de las olas y la suave textura de la arena fina.

5. Meditación de gratitud

La meditación de gratitud también tiene el potencial de aumentar el bienestar y la sensación de felicidad. Muchas personas reservan su gratitud para momentos específicos del año como la navidad, pero es beneficioso considerar las bendiciones de cada día.

Podrías considerar practicar la meditación de gratitud cuando quieras aumentar el sentido de aprecio. Podrías reflexionar sobre lo mucho que aprecias la naturaleza mientras caminas por el campo, pensar en lo agradecido que estás de que haya mucha comida en tu nevera cuando la abres o considerar tus bendiciones como un hábito antes de irte a dormir. Elige un horario regular para que la práctica se vuelva habitual, y aumenta la gratitud siempre que puedas.

Si luchas contra la depresión, el estrés o la ansiedad, puedes considerar consultar a un psiquiatra, quien puede ayudarte a desarrollar estrategias para reducir el estrés y mejorar la sensación de calma o proporcionarte otros recursos.

Leave a comment

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: No hay una cuenta conectada para el usuario 21486216280 El feed no se actualizará.